escolaryu.sportboard.net

jujitsu / ju-jitsu / jiujitsu / técnicas / tienda artes marciales


    CURSO DE DEFENSA PERSONAL

    Comparte

    Admin
    Admin

    Masculino
    Cantidad de envíos : 44
    Edad : 37
    Ciudad : escolaryu.sportboard.net
    Arte Marcial : --
    Fecha de inscripción : 15/05/2008

    CURSO DE DEFENSA PERSONAL

    Mensaje por Admin el Jue Mar 04, 2010 2:47 pm

    cursos impartidos por el sensei Antonio Diaz en la propia escuela y fuera de ella
    más informacion al movil 677690843 o bien al correo personal46@msn.com



    CURSO DE DEFENSA PERSONAL

    Según estudios del Foro de Población de la ONU, una de cada tres mujeres en el mundo sufre malos tratos o abusos sexuales. En España se producen 6.000 denuncias al año, y teniendo en cuenta que no todas las agresiones se ponen en conocimiento de la policía, por miedo o por vergüenza, estamos hablando de un fenómeno social de proporciones preocupantes. De hecho, 451 mujeres han muerto en España en los cinco últimos años víctimas de la violencia de género. Es importante que las mujeres conozcan las circunstancias en que se producen estas agresiones, que estrategias pueden emplear para evitarlas y qué deben hacer cuando estas ya se han producido.


    Biología y etología

    A lo largo del proceso evolutivo, el ser humano ha sufrido una serie de adaptaciones antropológicas, algunas de ellas estructurales –bipedismo, mano prensil, aumento de la capacidad craneana- y otras psicológicas, motivadas por la aparición del raciocinio. Estas adaptaciones se produjeron dependiendo de la actividad que tenían que desarrollar. De esta forma, el hombre, encargado de proteger a la mujer y a la prole y de cazar presas para la supervivencia de su grupo, adquirió una estructura ósea y muscular mayor que la hembra, cuya función primaria era la de reproducción y recolección. Estas diferencias corporales se han mantenido invariables hasta nuestros días.
    Los avances en el estudio del comportamiento animal han demostrado que el ser humano responde a las mismas pulsiones instintivas de los demás animales, empleando los mismos rituales de supervivencia.
    Pero mientras que un animal no mata a otro animal de su misma especie, el ser humano sí lo hace: es el predador más implacable de la naturaleza.
    Siguiendo con el lenguaje etológico, el macho, consciente de su mayor fuerza física emplea su agresividad animal sobre la hembra siguiendo el ritual de la dominación y de la sumisión.

    Pero la mujer del siglo XXI tiene medios a su alcance para que esto no se produzca. Que el hombre no consume su agresión e incluso, que huya con el rabo entre las piernas.


    Estrategias preventivas

    Hay que recordar que una agresión puede producirse en cualquier lugar –en la calle, en el campo, en el propio domicilio, etc.-. Por lo cual las estrategias preventivas se basan en evitar las situaciones potencialmente peligrosas. El agresor es como un predador que elige a su presa en las mejores condiciones posibles.
    Es importante estar alerta por si alguien se aproxima de manera sospechosa cuando vamos a entrar en un inmueble, en el ascensor o en el propio domicilio. Evitaremos frecuentar zonas despobladas, especialmente en horario nocturno. No abriremos jamás la puerta de casa a desconocidos y en el vehículo conduciremos con las puertas cerradas con pestillo. Y portaremos el bolso bien sujeto y en bandolera, para evitar tirones.
    Estudios realizados en Norteamérica acerca de la psicología de los delincuentes, han confirmado que los agresores escogen a sus víctimas dependiendo de su aspecto corporal, seleccionando a las personas con apariencia de inseguridad, por lo tanto, ¡camina erguida y segura!
    El miedo es bueno


    El miedo es un sentimiento de angustia ante la proximidad de un peligro real o imaginario. De la misma forma que no podemos decidir no tener hambre, tampoco podemos decidir no tener miedo, ya que ambas –el miedo y el hambre- son reacciones instintivas.
    La buena noticia es que aunque no podemos eliminarlo, si podemos sacar provecho del mismo.
    Si un perro nos persigue, correremos más rápido que en la pista de atletismo, ya que este miedo nos estimula a huir rápidamente para no ser mordidos.

    El problema del miedo es que puede paralizarnos en una crisis de pánico, a no ser que lo controlemos “encauzándolo” en un protocolo de actuación.


    Ni te relajes ni disfrutes

    El protocolo de actuación del que hemos hablado es esencial para tu seguridad. Se trata de seguir unas pautas de defensa ordenadas, desde que se inicia la agresión, hasta que esta finaliza.
    La actitud pasiva, resumida en la frase “relájate y disfruta”, acuñada desde un pensamiento retrógrado y machista, es puesta en tela de juicio ante la evidencia de que este comportamiento no te garantiza absolutamente nada. El agresor puede emplear la misma brutalidad, además del posible riesgo de contagio de cualquier enfermedad venérea e incluso el SIDA.


    Estrategias defensivas

    Ante una situación de peligro, adoptaremos la posición defensiva.
    Atrasaremos una de nuestras piernas (si somos diestros la derecha y si somos zurdos la izquierda), y colocaremos nuestros brazos flexionados delante del cuerpo a modo de escudo.
    Intentaremos mantener la distancia que nos permita percibir sus intenciones –entre un metro y medio y dos metros-. Desde esta posición, nos desplazaremos en círculo para dificultar su agresión, además de para mejorar nuestra visión periférica y no chocar con un obstáculo que no veamos por encontrarse detrás de nosotros.
    Cuando el agresor intente traspasar esta distancia, le golpearemos con una patada a los genitales.
    Si la distancia es menor, con el talón de la mano al mentón o nariz, y si llega al cuerpo a cuerpo –situación más que probable-, le golpearemos con un rodillazo también a los genitales y le presionaremos con nuestros pulgares debajo de los lóbulos de sus orejas.
    Si el agresor intentase llevaros al suelo para violaros, golpeadle con los pies, dándole patadas en la cara o torso.
    Si este se desplaza lateralmente, girar vuestro cuerpo de forma que vuestras piernas estén todo el tiempo enfrentándole.
    Pero el violador va a por todas, y es posible que consiga colocarse sobre vosotras, intentando estrangularos. En esta situación, podéis golpearle con las rodillas o con el talón del pié en los riñones; arañarle la cara, morderle e incluso romperle un dedo.
    Después, incorporaros y pedid ayuda.



    Armas ocasionales

    No hay que olvidar las armas ocasionales, que pueden sacarnos de un apuro.
    Un paraguas o un revista enrollada, puede servirnos para golpear con la punta al cuello del agresor.
    Un bolígrafo o pluma, también puede servirnos como estilete, para presionar o clavar.
    Unas tijeras de uñas o una pequeña lima metálica también.
    Un spray de laca del pelo, o de gas pimienta, rociado sobre los ojos del delincuente puede darnos tiempo para huir.
    La hebilla del cinturón e incluso el tacón del zapato, también pueden convertirse en armas muy efectivas para defenderse.



    Qué hacer después

    Si se ha consumado la agresión, es importante que procures mantener la calma y avises a la policía o a la guardia civil. No modifiques tu aspecto ya que podrías destruir pruebas importantes para encontrar al agresor. Acude a un hospital para que te hagan un reconocimiento médico. Formaliza tu denuncia y pide ayuda psicológica si lo necesitas. Pero ante todo recuerda que no estás sola.



    Nuestra pagina web informa de las diferentes actividades del arte marcial goshin-jutsu(defensa personal) www.escolaryu.sportboard.net, nuestra escuela se encuentra en Lliçà d`amunt, escola ryu y en Mollet en el club Olimpic(c/sant Josep).informaciòn al tlf movil 677690843 ò 838435307 (escola ryu)

      Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 10:33 am